La fiebre desbordada de propósitos de enero

 En Uncategorized

Este año si voy a hacer ejercicio, seré más juicioso con la dieta, voy a ahorrar dinero, juro que pagaré mis deudas, estos son algunos de los síntomas de la fiebre desbordada de propósitos de enero, es normal que nos sintamos un poquito culpables por los excesos de diciembre y que queramos enmendarlo, pero también es cierto que llenarse de propósitos que no se van a cumplir, aumenta la frustración, debilita la fe en nosotros mismos y puede llevarnos a un estado de no querer planear o soñar, porque al final no vamos a salir con nada.

Queremos compartir un poco de lo que aprendimos en 2019

2019 fue un año increíble, donde tuvimos la oportunidad de aprender muchísimo y queremos compartirlo con nuestros amigos, en este momento tan especial del año.

1. Define tu propósito:

Este fue un gran año de trabajo con la marca, dentro de las tareas que teníamos pendientes, concretamos una muy importante, definir cuál es nuestro propósito, y ahora sabemos que es:

‘Inspirarnos en la variedad y belleza del mundo
para crear e integrarlo con la cultura local’.

¿Tú te has preguntado cuál es tu propósito? ¿te gustaría definir en una frase para qué estás en el mundo?

2. Trázate objetivos grandes, pero alcánzalo con pasos pequeños:

Como marca, estamos repletos de sueños, y trabajamos para convertirnos en la gran empresa sostenible, rentable, sociable y próspera que estamos seguros que vamos a llegar a ser, sin embargo, este es un reto gigante, lleno de pequeños pasos, este año por ejemplo: trabajamos en mejorar nuestros costos, en invertir en el planeta, en ayudar a otros y así, tenemos una gran lista de las que llamamos “victorias tempranas”, aún no somos la marca más grande y reconocida del mundo, pero nos alegra ir en el camino para serlo ¿Cuál es tu gran sueño? ¿Cuáles son tus victorias tempranas?

3. No lo dejes de hacer porque sea pequeño:

Un error común es pensar que los propósitos deben ser siempre grandes y visibles para millones de personas, o también, subestimar los pequeños propósitos, porque pensamos que no tienen un gran impacto en nuestra vida o en el planeta. Nosotros pensamos todo lo contrario:

Tenemos rollos de sushi a base de plantas (aunque no somos un restaurante vegetariano), tratamos de reducir la generación de basura (aunque sabemos que aún producimos desperdicios), compramos a campesinos y pescadores locales (aunque debemos comprar muchos productos importados). Lo importante es no dejar de hacer lo que está en nuestras manos, piensa en que somos un mundo con más de 7 mil millones de habitantes, y pregúntate qué pasaría, si todas esas personas damos ese pequeño aporte, que hemos omitido, excusándonos en que ‘no hará la diferencia’.

4. Escucha tu intuición:

Nada nos puede asegurar nunca en el mundo que estemos haciendo lo correcto o lo mejor, adicionalmente, en cada decisión que tomamos estamos renunciando a un millón de posibilidades, ser humanos implica habitar la incertidumbre y tener que elegir constantemente, hoy queremos decirle a todos ustedes: ‘aprovechen la intuición, es la mejor herramienta que tenemos’ hay una voz interior que nos ayuda siempre a saber qué es lo correcto, esto sí que vale la pena ponérselo como un propósito de año nuevo, entrenarnos en escuchar a nuestra intuición, es la única forma de conectarnos con lo que de verdad queremos ser y hacer, para elegir propósitos valiosos y apropiados para nosotros, en los que sí nos queramos involucrar.

¿A ti qué te dice tu intuición? ¿crees que sabes escucharla?

Damos un agradecimiento especial a nuestra intuición, que nos dijo que escribiéramos en este blog, sin saber cuántas personas lo leerían. Si llegaste hasta aquí y te gustó este texto, déjanos un comentario, nos haría muy felices leerte.

Deseamos a todos un feliz 2020 lleno de propósitos valiosos y realizables.

Recent Posts

Deja un comentario

WhatsApp chat